Intento de golpe de estado en Turquía

Recep Tayyip Erdogan
Recep Tayyip Erdogan

El viernes 15 de julio de 2016 a las once de la noche comenzaba un nuevo golpe de estado en Turquía, el quinto desde la fundación del país y el primero en fracasar, que ha vuelto a mostrar las diferencias entre los secularistas e islamistas del país.

 

El ejército de Turquía siempre se ha caracterizado por una defensa del laicismo y el legado de Atatürk, por el contrario el AKP, partido que ostenta el poder en Turquía actualmente, y sobre todo Erdogan, líder del mismo, se han encargado de auspiciar el islamismo dentro del país. También la crisis económica y social y el conflicto kurdo han afectado al país. En este contexto parte del ejército del país decidió arrebatar el poder al actual presidente por la fuerza, tomando puntos estratégicos en Estambul y en la capital, Ankara.

La televisión estatal fue tomada y las redes sociales fueron cerradas por el ejército. Para tener un mayor control sobre Estambul, el ejército cortó el paso a los puentes que conectan la parte asiática y europea del Gente en tanquespaís, también el aeropuerto de Estambul pasó a control del ejército. Erdogan que se encontraba en Marmaris pasando sus vacaciones decidió coger el avión presidencial rumbo a Estambul, aunque no consiguió aterrizar. Tras eso, decidió contactar con la cadena de noticias CNN Türk para animar a sus seguidores a enfrentarse al ejército sublevado en una deplorable maniobra política para mantenerse en el poder y que refleja el problema de la alienación entre los proletarios que no dudaron en hacerlo.

Insto a nuestra gente, a todo el mundo, a que llene las plazas del país para darle (al ejército) la respuesta necesario. Recep Tayyip Erdogan.

Con la gente en las calles, las operaciones del ejército se vieron dificultadas. Los seguidores del AKP portando banderas del país trataron de parar a los tanques subiéndose y tumbándose delante de ellos. Grupos de gente se movilizaron a los puentes cerrados para tratar de cruzarlos, pero fueron recibidos con disparos de aviso, también desde el aire los helicópteros iniciaron tiroteos con la policía, que se mantuvo leal al gobierno. El Palacio Presidencial y el Parlamento fueron bombardeados por el ejército sublevado.

Pese a todos los esfuerzos del ejército, las horas pasaban y aún no controlaban el país debido en gran parte al esfuerzo de la gente que se había movilizado en contra del golpe. Grupos de soldados fueron rindiéndose provocando el final del golpe, aún así otros prefirieron continuar con la ofensiva y llegaron a tomar la cadena CNN Türk en la que Erdogan se había dirigido a la nación. Al rato fue liberada por la policía. También la cadena de noticias estatal fue liberada y volvió a transmitir.

Erdogan por fin logró aterrizar en el aeropuerto de Atatürk en Estambul rodeado por cientos de seguidores, al rato se dirigió formalmente al país por televisión y anunció que los responsables recibirían un severo castigo y enculpó al Gülen por el golpe, que se encuentra exiliado en EEUU. Al menos 200 personas fallecieron durante el suceso, en su mayoría proletarios y soldados que fueron manipulados por intereses burgueses.

Soldados MaltratadosTras el golpe Erdogan no dudó en aprovechar esta oportunidad para acabar con todo opositor a su régimen con la conveniente excusa de que formaban parte del levantamientos. Entre ellos, 37.777 trabajadores relacionados con la educación, 8.777 empleados del Ministerio del Interior, 1.500 funcionarios del Ministerio de Finanzas, 2.745 jueces y fiscales, 492 imanes y un gobernador provincial han sido destituidos. Otras 8.660 personas han sido detenidas, en su mayoría militares. El presidente y el Primer Ministro declaraban que el golpe sólo había sido apoyado por una parte del ejército. El gobierno se ha llegado a plantear la restitución de la pena de muerte como castigo.

Gülen
Fethullah Gülen

Es evidente que esta situación fortalece a Erdogan y aumenta el poder de su despótico gobierno, esto ha levantado sospechas y el mismo Gülen, antiguo aliado del AKP, tras desmentir su implicación en el golpe declaró que cabía la posibilidad de que este haya sido orquestado por el presidente. Erdogan, por su parte, ha acusado a Estados Unidos de organizarlo y ha insistido en la extradición de Gülen por su temido “Estado Paralelo”. Sin duda esto ha tensado las relaciones entre los dos países y refleja la inconformidad de Erdogan con EEUU.

Quizás haya sido un auto-golpe o un golpe “permitido”, pues como ya he dicho, el intento golpe ha beneficiado al propio presidente y él mismo lo ha calificado como un “regalo de Dios”. Uno de los beneficiados por el triunfo del golpe podría haber sido Bashar Al-Assad, que se habría salido favorecido por la postura del ejército contra el Estado Islámico, al que actualmente apoya el gobierno de Erdogan.Por el contrario los kurdos habrían salido perjudicados, pues el ejército tiene una postura aún más dura contra estos que el propio presidente.

Este levantamiento, este movimiento es un gran regalo de Dios para nosotros. Porque el Ejército será limpiado. Recep Tayyip Erdogan.

El golpe refleja la alienación de la clase trabajadora turca, que puso su vida en riesgo, desde ambos bandos, por intereses totalmente ajenos a los suyos propios, es inconcebible que permitamos que estos sean manipulados por intereses imperialistas, que consigue la desunión de nuestra clase, por ello condeno a ambos partidos y espero con ansias la liberación del pueblo turco.

Fuentes
Anuncios

Afganistán, víctima del imperialismo

Esta guerra es una de las más vivas muestras del imperialismo estadounidense, una guerra en que acabaron con el país socialista afgano para instaurar a los talibanes, los terroristas que hoy tanto nos aquejan. Una guerra en la que prefirieron a los fundamentalistas del Islam antes que al Afganistán que había conseguido derechos para las mujeres y había iniciado numerosas reformas para alfabetizar el país y para otorgarles a los campesinos los derechos que merecían. Apoyaron a los muyahidines, a los terroristas, por una razón, el opio.


Daud Khan
Mohammed Daud Khan

Antes de la Revolución de Saur, Aganistán era una monarquía sumida en la pobreza y el país vivió enfrentado al colonialismo inglés y ruso con varias guerras de por medio. Mohammed Daud Khan realizó un golpe de estado contra el rey en julio de 1973 y estableció la República de Afganistán. Su gobierno recibió el apoyo soviético y mantuvieron buenas relaciones con el país, pero pese a que Daud en un principio había realizó acercamientos hacia el partido comunista PDPA (Partido Democrático Popular de Afganistán) se desvinculó de estos y creó su propio partido político, el Partido Revolucionario de Afganistán.

Me siento muy feliz cuando puedo encender mis cigarrillos estadounidenses con cerillas soviéticas. Mohammed Daud Khan.

El gobierno de Daud fue autoritario y estableció una nueva Constitución que sólo reconocía a un único partido, lo que se ganó el descontento de las clases populares. El dictador asesinó a una importante persona del PDPA (Mir Akbar Kaibar) y encarceló a otros opositores, lo que detonó una manifestación de 10.000 personas brutalmente reprimida por la policía que dio comienzo a la Revolución de Saur.

La Revolución de Saur (abril de 1978) depuso a la anterior República, Daud fue asesinado por las tropas del país y se estableció la República Democrática de Afganistán. La aparición del nuevo gobierno no agradó a la Unión Soviética, que había apoyado a Daud, pese a eso, fueron los primeros en reconocer al nuevo régimen comunista.

No ha habido fuerzas externas participando en la Revolución de Abril. Afganistán no importó ni exportó su Revolución… Puso en marcha un nuevo curso de la construcción de una sociedad libre de la explotación del hombre por el hombre. Nur Muhammad Taraki.

Taraki
Nur Muhammad Taraki

El gobierno de Taraki reconoció numerosos derechos a las mujeres, entre ellos: el derecho a no usar el velo, el derecho a la libre circulación y a la conducción de automóviles, abolió la compra-venta de mujeres y introdujeron a las mujeres en los cargos políticos, universidades y diversos trabajos. También iniciaron otras reformas como la eliminación de la usura, la separación de la religión y el estado, un programa de alfabetización para la población, realizó una reforma agraria que repartió las tierras entre los campesinos, establecieron un salario mínimo, redujeron los precios de productos de primera necesidad en gran medida (20% y 30%) y prohibieron la plantación del opio.

Freedom Fighters en la Casa Blanca
Ronald Raegan reunido con los talibanes o “Freedom Fighters”.

Pero a EEUU no le beneficiaba la última reforma mencionada y en un intento por perjudicar a la Unión Soviética comenzaron a armar la los muyahidines, terroristas en contra del gobierno comunista. El gobierno ante el desastre pidió ayuda a los soviéticos que decidieron intervenir en 1979 dando comienzo a la guerra de Afganistán ruso-afgana. Por un lado estaba el gobierno socialista afgano y la Unión Soviética, por el otro los Muyahidines, Estados Unidos, Pakistán, Irán, Arabia Saudí y China.

Ronald Reagan fue el presidente americano neo-liberal que más armas y fondos otorgó a los islamistas en contra del gobierno afgano. Todo esto provocó que la guerra se conociera comúnmente como el “Vietnam Soviético” por la cantidad de recursos usados en esta por parte de la URSS y la posterior pérdida de la guerra por su bando cuando Gorbachov ordenó la retirada de las tropas del país en 1989.

mujeres afganas con burka
Las mujeres afganas visten así obligadas por los fundamentalistas islámicos.

El último presidente de la República Democrática Afgana es asesinado por los terroristas y el país acaba colapsando dividiéndose en numerosos “señores de la guerra”. Con el tiempo los talibanes, un nuevo grupo terrorista, consiguen hacerse con el poder del país menos con la zona Norte. Tras la caída del gobierno socialista afgano los grupos terroristas acabaron con todos los logros conseguidos tras la revolución de Saur. La libertad de las mujeres se vio exageradamente reducida y desgraciadamente la situación aún continúa de la misma manera.

No estando contentos los estadounidenses con su ya librado papel en Afganistán, en 2001, tras los atentados del 11 de septiembre, decidieron intervenir en el país para hacerse con el control del mercado del opio otra vez por desavenencias con el gobierno talibán. Los talibanes no opusieron demasiada resistencia en un principio, pero con el país ya controlado por EEUU los talibanes pasaron a la resistencia hasta llegar al día de hoy.


Afganistán pasó de ser un país que hubiera podido tener un futuro brillante gracias a la Revolución a un verdadero desastre, un país sin un futuro claro ni seguridad. Todo esto se lo debemos al imperialismo de Estados Unidos que abogó por los fundamentalistas (o Freedom Fighters como los llamaban ellos) sin importarles la población afgana.

A fines de 1979, las tropas soviéticas invadieron Afganistán. Según la explicación oficial, la invasión quería defender al gobierno laico que estaba intentando modernizar el país. Yo fui uno de los miembros del tribunal internacional que en Estocolmo se ocupó del tema, en el año 1981. Nunca olvidaré el momento culminante de aquellas sesiones. Daba su testimonio un alto jefe religioso, representante de los fundamentalistas islámicos, que en aquel entonces eran llamados freedom fighters, guerreros de la libertad, y ahora son terroristas. Aquel anciano tronó:

—¡Los comunistas han deshonrado a nuestras hijas! ¡Les han enseñado a leer y a escribir!

Nueva categoría en el blog (Historia)

La historia será amable conmigo, porque tengo intención de escribirla. Winston Churchill.

Hasta el momento he dedicado mi blog exclusivamente a la política y a las noticias relacionadas con esta, pero como un gran aficionado a la historia que soy quería difundir mi interés por este ámbito con mis lectores. No me considero un experto en ella, pero creo que puedo aportar algo a cualquiera que me lea y, sobre todo, contagiaros de mi interés. También me interesa desmentir las manipulaciones que tantas y tristemente ha sufrido esta ciencia para que todo el mundo tenga un mejor concepto del pasado que todos compartimos.

Estoy abierto a cualquier tema que podáis sugerirme en los comentarios, redes sociales…

El verdadero Podemos

 

Quiero pedir disculpas, pues en mi entrada “20D Elecciones en España” daba una opinión que ahora considero errónea por el hecho de que no juzgué de una manera más objetiva y coherente con mi ideología a un partido, Podemos.

Podemos es ese partido encabezado por Pablo Iglesias, aquel que cantaba la Internacional y ahora es un simple social-demócrata, un reformista, que frente a la posibilidad de movilizar a las masas ha preferido seguir con las falsas promesas, que de nada sirven para una revolución, ni para darle a los obreros el poder que merecen.

Es irónico que se acuse a Podemos de comunistas, de marxistas, de revolucionarios, de leninistas, etc… Cuando nada tienen que ver con eso, otra vez más se demuestra el poder desinformativo de los supuestos medios de información. ¿Acaso un comunista defendería la libertad de prensa, como ya lo ha hecho el señor Pablo Iglesias? ¿Cómo un comunista puede defender la libertad de prensa, que se traduce en la compra de los

Teresa Rodríguez en apoyo a Bernie Sanders.

medios por parte de los burgueses para imponer sus ideas? ¿Un comunista defendería la candidatura de Bernie Sanders a la presidencia de los Estados Unidos de América?

Lo máximo a lo que aspira Podemos en cuestión de derechos es a tratar de proteger el Estado de Bienestar (ya en ruinas), y esa no es la solución, porque el capitalismo no necesita ser reformado, debe ser destruido, porque capitalismo y derechos obreros son incompatibles, ya que el modelo de distribución de los medios de producción capitalista en ningún momento beneficia a la clase obrera.

España en ningún momento saldrá del Euro si nosotros gobernamos. Pablo Iglesias en el programa La Sexta Noche.

Es hilarante ver a aquellos que temen a la posible instauración de Podemos en el gobierno, !Como si fueran a conseguir algo! !Como si cupiese la posibilidad de que Podemos atentase contra el sistema! Podemos podrá prometer lo que crea conveniente, pero jamás será capaz de llevar a cabo la instauración del poder obrero, es decir, la dictadura del proletariado y ni siquiera entra en sus objetivos.


Lo que trato de decir con todo esto es que la solución a los problemas de los trabajadores españoles no radica en tratar de cambiar lo irreformable, aquello que p3515_RTX1ZITGerjudica a la clase mayoritaria. Sin una revolución que tumbe por fin a aquellos poderes que son ajenos a la aspiración natural de todo obrero jamás podremos acabar con los problemas vigentes en nuestro mundo. Y cualquiera que pueda observar las actuaciones de Podemos percibirá que según este análisis, son totalmente insuficientes, que defienden una parte de los que debieran ser derechos legítimos de la clase proletaria.

¿Qué mejor prueba de la ineptitud de Podemos que la actuación de Syriza en Grecia? Tsipras, un traidor a los griegos ante la presión mundial, ante la presión de los poderes económicos, y ellos se proclamaban los adalides del cambio. Sólo espero que su versión española no siga los mismos derroteros.

Desde el surgimiento de Podemos aquellas huelgas generales que trataban de defender los derechos laborales entre otras cosas han acabado desapareciendo, la clase baja, ha acabado pensando que la solución a sus problemas reside en una vía política dominada por la clase burguesa. El camino revolucionario es el que deberíamos elegir si lo que queremos es una España y un mundo sin clases, en el que todos podamos vivir tranquilos, un mundo que merezca ser vivido con igualdad de oportunidades y de recursos, aquellos que son necesarios para una vida digna.

Podemos es una quimera, un sueño vacío, una ilusión, nada.